lunes, 4 de enero de 2016

Cambio de normativa en los edificios con CALEFACCIÓN CENTRAL

¿Por qué tienes que pagar más que tu vecino de al lado simplemente porque tu casa es más grande, aunque apenas estés en ella y él abra constantemente las ventanas de par en par?
El Gobierno tiene nuevos planes para los que residan en un edificio con calefacción central. Siguiendo la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo, relativa a la eficiencia energética, el Ejecutivo está preparando un Real Decreto por el que obligará, a partir del 1 de enero de 2017,  a los 1,7 millones de hogares españoles que poseen instalaciones centrales de calefacción a poner contadores individuales.
En España, según el año de construcción, se realizaban dos tipos de sistemas de distribución del calor en los bloques de viviendas con calefacción central: porcolumna (es decir el radiador del dormitorio del 1ºA comparte la entrada con el del dormitorio del 2ºA) o en anillo (circuito que entra y sale por el mismo sitio y que recorre toda la vivienda).
Cuando se tenga un sistema en anillo se podrán colocar los contadores individuales, pero cuando la instalación sea por columnas y el uso de contadores de consumo individual “no sea técnicamente viable” se utilizarán repartidores de costes de calefacción para medir el calor en cada radiador.
Los expertos calculan que hay 1,1 millones de hogares en España que tienen calefacción central por columnas. La normativa les obligará a todos ellos a poner en sus viviendas tantos dispositivos de medición como radiadores tengan.
Pero, ¿cuánto cuestan los dispositivos? Pues de 20 a 25 euros cada uno más el coste del servicio de conteo (unos 4 euros anuales por radiador). Otra opción es alquilar los dispositivos a una empresa especializada por unos 7 euros al año por cada radiador. Lo más habitual es que una vivienda cuente con unos 6 radiadores. La ventaja de alquilar en lugar de comprar es que se evita el desembolso inicial, pero a la larga no es una opción interesante. En los 10 años de vida estimada que tiene la pila de un repartidor de costes, el alquiler de cada dispositivo habrá costado 66 euros frente a unos 25 euros que supone comprarlo.
Las viviendas en España que cuentan con una instalación por anillo son unas 600.000. Estas estarán obligadas a colocar un solo contador. El precio de los contadores es mucho más caro, entre 250-300 euros más 35 euros al año del coste del servicio.
La Comunidad de Madrid será la más afectada por esta medida donde está aproximadamente el 40% del total de las fincas en España con calefacción central.
Los expertos insisten en los beneficios de tener contadores individuales y aseguran que el ahorro es del 20%, unos 225€ anuales. “Es cuestión de comportamiento humano. Si sabes y pagas por lo que gastas, no despilfarrarás. Si no usas nunca una de las habitaciones de tu casa, cerrarás el radiador”
Respecto a las sanciones por no cumplir la normativa, el texto considera que deben ser las CCAA las encargadas de hacer que se efectúe aunque hay un criterio común para todas. Y es que si un propietario se niega a adherirse al nuevo sistema, deberá pagar como el vecino que más consume.
Los estados miembro tienen la obligación de establecer un régimen de sanciones eficaces, proporcionadas y disuasorias aplicables en caso de incumplimiento de las disposiciones nacionales adoptadas en virtud de los artículos 9 a 11 (artículo 13 de la Directiva). Se considera una infracción grave no cumplir con la obligación de instalar contadores de consumo (de calor, frío y/o agua caliente sanitaria) individuales o soluciones alternativas siempre que sea económica y/o técnicamente viable. En España, las sanciones irán desde 1.001 a 10.000 euros.


Escrito por 

No hay comentarios:

Publicar un comentario