domingo, 1 de marzo de 2015

LA HOJA DE VISITA a inmueble ¿en qué COMPROMETE al COMPRADOR?

Jose María Alfaro en una jornada de puertas abiertas.

Con relativa frecuencia los agentes inmobiliarios tenemos que responder a las dudas de los compradores acerca de a qué a les compromete la firma de la “Hoja o Parte de Visita”. Gracias a la ayuda previa de mi asesoría jurídica “ACCIÓN LEGAL”, voy a intentar explicar de forma sencilla este particular así como algún otro que viene a colación y que estimo puede resultar muy útil a cualquier persona interesada en comprar, vender o alquilar.

El Parte, Hoja o Registro de Visita es un sencillo documento que sirve exclusivamente a los efectos de identificar y hacer constar qué personas han visitado un inmueble, con el objetivo de cumplir unos mínimos requisitos sobre seguridad y privacidad, ante los propietarios, así como para justificar ante nuestros clientes la gestión realizada, en cumplimiento de las condiciones estipuladas en nuestro encargo o autorización de venta/alquiler vigente. En este punto resulta muy importante considerar que la firma de la citada hoja de visita en modo alguno compromete al comprador/inquilino a comprar o alquilar ese inmueble mediante los servicios de ese profesional inmobiliario, ni mucho menos compromete el pago de honorario alguno pues éstos sólo se devengarán en el caso de que previamente hayan sido aceptados y siempre y cuando se consiga perfeccionar el objeto del servicio.

También es importante considerar que un agente inmobiliario no genera el derecho a percibir honorarios o compensación económica por sus servicios en una compraventa que haya sido perfeccionada finalmente sin su intervención directa, a menos que pueda acreditar que, de forma expresa o tácita, en el momento de la compraventa existía un encargo de venta o compra en exclusiva vigente o bien, en fecha posterior a su vencimiento, si puede probar que ha existido dolo por algunas de las partes involucradas.

Los buenos profesionales nunca utilizan la firma de un documento para condicionar, presionar o incluso amenazar veladamente a sus clientes, los buenos profesionales utilizan los documentos como parte habitual de sus procesos legales de formalización, en aras a dar un servicio de calidad y como soporte documental necesario en procesos de servicio que suelen extenderse en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario