viernes, 9 de agosto de 2013

Mantén tu casa fresca en verano



Cuando unos meteorólogos franceses afirmaron que este año no habría verano, muchas personas se alegraron de no tener que sufrir las altas temperaturas que nos traen cada año los meses de verano. Ahora, en pleno agosto, podemos afirmar que los meteorólogos no acertaron, y que agosto ha llegado con el calor de siempre.

Aunque pasar calor es inevitable, bajar unos grados la temperatura y mantener tu casa fresca es posible:

Usa Toldos, persianas y cortinas en las horas centrales del día o cuando el sol incida directamente en tu vivienda.

Los toldos son la mejor opción para evitar que el calor entre en nuestra casa ya que evita que pasen los rayos solares permitiendo la entrada de luz. Al situarse fuera de la casa resultan la mejor opción, ya que evitan que los rayos solares lleguen a la ventana.

Las cortinas también ayudarán. Al estar colocadas en el interior de la vivienda no evitarán el paso de rayos a través de la ventana, pero servirán de bloqueo para que penetren en el interior de la vivienda.  Es mejor elegir cortinas de colores oscuros, que filtran mejor los rayos.

En las horas centrales del día, cuando más calor hace en el exterior es conveniente bajar las persianas, sobre todo si el sol incide directamente.

Abre las ventanas por las noches.

Por las noches, cuando más refresca es el momento de abrir la ventana para que entre aire fresco y salga el calor. Aun teniendo aire acondicionado, abrir las ventanas por la noche permitirá que la casa se ventile y el aire viciado salga. Lo mejor para generar corriente y refrescar la casa es abrir ventanas opuestas.

Apaga los aparatos eléctricos y las luces.

Los aparatos eléctricos producen mucho calor, subiendo la temperatura de tu casa. Evita tener encendidos los aparatos eléctricos que no utilices, además así ahorrarás electricidad.

Las bombillas también emiten calor. Intenta encender la luz solo cuando sea necesario. Sustituir las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo también ayudará a disminuir el calor producido, así como el gasto.

Utiliza agua fría.

El agua caliente difunde por la casa calor y humedad. Para evitarlo lo mejor es utilizar agua fría siempre que se pueda.


¿Conoces otro truco para refrescar tu casa? ¡Cuéntanoslo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario